Trampa legislativa, no a la unión civil y basta de presión de la iglesia

En la Comisión de Legislación General del Senado se ha concretado una verdadera trampa legislativa que tiene por objetivo rechazar el proyecto de reforma del código civil, impedir que la cámara baja insista con el tratamiento de la Ley del matrimonio igualitario durante el próximo año y medio y en ese lapso intentar imponer un régimen de segregación, que denominan “Unión Civil”. Ese es el plan que la Senadora Negre de Alonso ha pergeñado al servicio de la cúpula  de la Iglesia Católica.

Para derrotarlo debemos lograr que los senadores y senadoras voten con libertad e información el próximo 14 de julio y derrumbar el lobby de los fundamentalistas, que nuevamente – como ya hicieron cuando se debatió el divorcio- han desarrollado una monumental manipulación del debate, mintiendo y utilizando a los niños y niñas para justificar su oposición a la igualdad de derechos.

Para explicarlo de manera sencilla, han reunido dos temas diferentes: la reforma del código civil para consagrar la igualdad jurídica y la creación de un nuevo “instituto” que no estaba en debate. Los 15 integrantes de la comisión debían aprobar la modificación del código civil, rechazarla o introducirle modificaciones a la reforma propuesta para que las considere la cámara de origen – es decir, diputados- , la mayoría de la comisión firmó un dictamen que rechaza la media sanción y la minoría firmó otro que propone su aprobación. Además, esa misma mayoría firmo también otro dictamen de un proyecto de “unión civil” para barrer por un año y medio cualquier intento de consagrar la igualdad jurídica para lesbianas, gays, bisexuales y trans.

Así el 14 de julio se deberá votar primero el rechazo al “dictamen de mayoría” de la comisión, para luego considerar el dictamen de la minoría de la comisión y que los 72 senadores/as puedan votar por si o por no al matrimonio igualitario. La trampa ha sido gestada en la comisión por la senadora Liliana Negre de Alonso, que ya ha demostrado ser peón del Opus Dei, una poderosa secta fundada por el cura franquista José María Escrivá de Balaguer para respaldar a la dictadura española, aliada del nazismo y el fascismo. Fue la dictadura de Franco y Balaguer la que encarceló, torturó y asesinó a homosexuales, o los expulsó del país.

Así lo echaron de España a Miguel de Molina y lo fusilaron a Federico García Lorca por ser homosexuales. La estafa apunta a  interrumpir arbitrariamente el debate sobre el código civil. En su lugar quieren imponer la discusión no consensuada de un nuevo instituto que nada tiene que ver con la igualación de derechos para todas las personas independientemente de su género y orientación sexual  y que no garantiza los mismos derechos para todas las familias.

Claro que si solo se oponen al proyecto con media sanción sin “ofrecer” algunos derechos para la comunidad LGBT se exponen más claramente ante la opinión publica como lo que realmente son: discriminadores. Pero lo son de todas maneras. Han inventado este engendro ilegal e inconstitucional de “unión civil”, que en esta versión no solamente no garantiza la igualdad de derechos para las familias con dos padres o madres porque desconoce la existencia de este tipo de familias al negar  los derechos a herencia de los hijos e hijas de parejas LGBT; sino que pretende “regular transferencia de bienes” entre parejas del mismo sexo, pero en el fondo no garantiza ni ese derecho ni ninguno otro. En su articulo 24 este proyecto de “unión civil” establece la “objeción de conciencia” (!!!???). Le “garantiza el derecho a la objeción de conciencia de cualquier persona que tuviere que intervenir en actos jurídicos o administrativos vinculados con las regulaciones de la presente ley”.

Es decir que aun la ciudadanía de segunda que ofrecen a millones de ciudadanos y ciudadanas queda librada a la “conciencia” de los funcionarios y/o empleados que intervengan en el acto “jurídico o administrativo”. En absoluto el ejercicio de ningún derecho puede quedar librado a la “conciencia” de cualquier funcionario. Reclamamos igualdad jurídica y que los derechos para la comunidad LGBT estén garantizados por la fuerza del Estado.

Pero lo más alarmante es la creciente embestida del fundamentalismo del episcopado católico que persiste en subordinar los derechos de todos los ciudadanos y ciudadanas a su intolerancia. Están presionando sin descanso para impedir la sanción de una norma que no viene restringir los derechos de nadie sino reconocer los derechos de personas y familias injustamente discriminadas. En el marco de un Estado laico, la Honorable Cámara de Senadores está  siendo acosada – y algunos de sus miembros extorsionados – por los verdaderos enemigos de la libertad, la igualdad y por ende, de nuestra constitución.

Desde 100% Diversidad y Derechos sostenemos una posición a favor de la igualdad, no aceptamos la unión civil! La justicia nos esta dando la razón y ya ha trascendido la decisión tomada por la Corte Suprema de Justicia de declarar la inconstitucionalidad de los artículos 172 y 188 del Código Civil, por impedir el matrimonio a las parejas del mismo sexo.

No nos vamos a resignar ni aceptar un régimen de segregación. Llamamos a redoblar los esfuerzos para obtener la sanción definitiva del matrimonio igualitario. Le pedimos a los senadores y senadoras que el próximo 14 de julio no le den la espalda al pueblo al que deben su representación, y les recordamos que su verdadero y auténtico compromiso es no someterse a los caprichos de fundamentalismos y sectas,  sino velar por el cumplimiento de los derechos constitucionales de todos los ciudadanos y ciudadanas de la república independientemente de la ideología, género, religión, orientación sexual.

Rechazamos también el intento de algunos sectores por presentar la Ley del matrimonio igualitario como una Ley K, para reproducir una disputa oficialismo/ oposición que nada tiene que ver con esta Ley. Esta reforma del código civil tiene un montón de papás y mamás… Se han expresado a favor de esta reforma, además del ex presidente Néstor Kirchner, Ricardo Alfonsín, Gerardo Morales, Ricardo Gil Lavedra, Eugenia Estenssoro, Felipe Solá, Hugo Moyano, Hugo Yasky, Hermes Binner, Fabiana Ríos, Martín Sabbatella, Vilma Ibarra, Margarita Stolbizer, Pino Solanas, los socialistas, la a FUA, los organismos de derechos humanos, entre tantos sectores. También se han expresado a favor los Consejos Directivos de las Universidades de Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, San Luis y los rectores de las universidades de San Juan, Rosario, entre otros/as.

Esta Ley tiene un gran consenso político y social, aún más que la mayoría de las leyes que se han discutido en los últimos tiempos. Estamos convencidos que el camino hacia la igualdad es inevitable y será pronto una realidad en la Argentina. Sigamos en la lucha!

Share

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Actualidad, Derechos, Noticias

Una respuesta a “Trampa legislativa, no a la unión civil y basta de presión de la iglesia

  1. hhola chicos t nemos q ir todos por mas porq ayer la trola d la precidenta se atajo dijo q ella quiere la union q ella no s opone q valla a mentirle a magoya , creo q ella tiene todo cocinado para q no vten la ley y dejarnos con bronca pero no hay q dejarla qpience eso todos y todas lo bamos a cambiar adelante mis valientes diria solita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s