La homofobia de otro tribunal vuelve a vulnerar los derechos de un bebé de 7 meses por la orientación sexual de sus madres.

La Sala 3 del Tribunal de Casación Penal que debía expedirse sobre la negación de la prisión domiciliaria para Ana María Fernández ratificó la discriminación  en su fallo, a pesar de las denuncias de 100% Diversidad y Derechos y el dictamen del INADI.

Bautista, de apenas 7 meses, permanece en la cárcel viviendo en condiciones por las cuales no debería atravesar: desde el 21 de diciembre se encuentra junto su madre gestante, alimentado únicamente por amamantamiento, en el Penal de Ezeiza. Hoy, el Tribunal Oral N°24 negó el arresto domiciliario a Ana María Fernández, arguyendo que no era necesario por tener dos madres.

100% Diversidad y Derechos denunció ese argumento por discriminatorio, ya que establece estándares diferentes para familias heterosexuales y comaternales. También patrocinó  una denuncia que fue avalada por un dictamen favorable por el INADI junto a la otra madre del bebé y esposa de Fernández,.

El dictamen indica que “Obviar que Fernández es quien ha dado a luz al niño, quien lo amamanta y suponer que su rol materno puede indistintamente ser cubierto por la denunciante, resulta un acto discriminatorio”  en perjuicio no sólo de la pareja sino “principalmente del niño”, un bebé que “por el solo hecho de pertenecer a una familia homoparental, ve perjudicada su posibilidad de relacionarse con su madre desde sus primeros meses de vida”.

 “Es inadmisible que se utilicen los nuevos derechos reconocidos a la diversidad familiar en contra de las familias. En este caso, para perjudicar a un bebé que si no tuviera dos madres, estaría en su entorno natural tomando el pecho con su madre gestante”, dijo Martín Canevaro, presidente de 100%.

Este viernes 11 de enero de 2013, la Sala 3 del Tribunal de Casación Penal tenía la posibilidad de revertir esa decisión discriminatoria atendiendo a los aportes presentados  Sin embargo, los jueces Eduardo Riggi y Liliana Catucci fallaron por volver a negar el arresto domiciliario, a diferencia de la jueza Ángela Ledesma, quien votó por concederlo.

Es evidente que los resabios misóginos y homo-lesbofóbicos que permanecen en algunos jueces del Poder Judicial fueron más fuertes que el respeto por los derechos del niño, las recomendaciones del Defensor de Menores, la Procuración de la Penitenciaria, y el dictamen del mismo INADI.

Se ha desatendido también un principio fundamental de cualquier organización familiar que es el de los roles, ya que  entender que en una familia que cuenta con dos madres da lo mismo una que otra y que son intercambiables como si fueran objetos es, por lo menos, intelectualmente deshonesto.

Hacen falta jueces que conozcan y respeten la diversidad sexual y familiar y que estén a la altura de la circunstancias en un país en donde los derechos LGTB están a la vanguardia del mundo

“Esta no es una justicia ciega de parcialidad, sino una justicia que intencionalmente mira sólo hacia donde sus propios prejuicios le permiten ver, que a decir verdad, es muy poco. Si el Poder Judicial no es capaz de ajustarse a derecho y atender al paradigma de la diversidad, debería entender que los fundamentos homofóbicos ya no tienen lugar en la jurisprudencia argentina y ponerse en concordancia con los distintos sectores de la sociedad que sí avanzan hacia un país más igualitario”– dijo Silvina Maddaleno, responsable del Área de Diversidad Familiar de 100% Diversidad y Derechos

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s