Archivo mensual: junio 2015

II Encuentro Nacional de Familias LGBT con hijos e hijas

Con enorme satisfacción y gracias a un trabajo colectivo y militante, podemos anunciar que ya es una realidad el segundo Encuentro de Familias, que permitirá debatir, compartir y proponer buscando afianzar el reconocimiento social, legal y político de las familias LGTB con hijos e hijas en ámbitos registrales y de identidad, como así también educativos, culturales, sanitarios, laborales/ sindicales y de la comunicación y el empoderamiento comunitario y su plena inclusión en la sociedad.

Necesitamos de todxs! Y con espíritu federal…hay becas de alojamiento y pasajes para las familias que no residan en la ciudad de Buenos Aires. Inscribite haciendo click aqui!

II Encuentro LGBT-CUADRADO BRANDON

En la Argentina contamos con un marco legal que reconoce la igualdad jurídica de las familias LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y trans) y sus hijos e hijas. Las leyes de Matrimonio Igualitario (Ley Nº 26.618), Identidad de Género (Ley Nº 26.743), de Reproducción Asistida (Ley Nº 26.862) y el Decreto 1006/12 significaron importantes conquistas legales y sobre todo, grandes avances sociales. Más recientemente, con la sanción del nuevo Código Civil y Comercial Unificado – cuya vigencia comenzará el próximo agosto – se incorpora el ideario igualitario en la legislación de fondo, destacándose el reconocimiento de la “voluntad procreaciónal” como fuente de filiación y la Cláusula Transitoria tercera (Art. 9) que reconoce esa filiación a favor de quienes hayan utilizado las técnicas de reproducción asistida antes de su sanción.

Todas estas reformas han generado un cambio de paradigma jurídico, social y cultural que requiere de una intervención activa, planificada y federal para garantizar el pleno acceso de las familias LGBT con hijos e hijas a los derechos consagrados. Estos, en circunstancias determinadas, se ven obstaculizados por barreras políticas, administrativas, normativas, sociales y culturales que se constituyen en restricciones al efectivo ejercicio de los derechos.

Es decir, aún contando con una amplia legislación igualitaria subsisten prácticas institucionales y sociales discriminatorias que vulneran derechos, restringen o limitan su efectivo ejercicio, afectando principalmente a las hijas e hijos de las familias LGBT o a quienes quieren desarrollar un proyecto de vida en común desde la comaternidad, homoparentalidad, o identidades trans.

Por todo ello, buscamos con este Encuentro, promover el reconocimiento social, legal y político de las familias LGTB con hijos e hijas en ámbitos registrales y de identidad, como así también educativos, culturales, sanitarios, laborales/ sindicales y de la comunicación y el empoderamiento comunitario y su plena inclusión en la sociedad.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

¡28 de Junio: Día Internacional del Orgullo!

Revuelta de Stonewall, 28 junio de 1969. Feliz Día del Orgullo a todxs!

 

Stonewall 19

Stonewall 20

 

Stonewall 21

Stonewall 22

Stonewall 23

large_stonewall 3

Gay Rights Bill Celebration 1986

Christopher Street Liberation Day, 1970

large_stonewall 6

large_stonewall 7

STONEWALL 6.jpg

large_stonewall 9

large_stonewall 10

Stonewall 11

Stonewall 12

Stonewall 13

Stonewall 14

Stonewall 15

 

Stonewall 17

 

Una de las preguntas que suelen escucharse a menudo por esta fecha es por qué sentir “orgullo” de una orientación sexual o de género que en definitiva es tan válida como cualquier otra cuando, por caso, nadie festeja el “orgullo” de ser heterosexual?
Porque este no es el orgullo que reivindica una superioridad sobre otro, es el orgullo de la “no inferioridad”, que es distinto. El “orgullo” para nosotros y nosotras es una respuesta política a la homolesbotransfobia del sistema que quiso y quiere condenarnos al closet.

EL 28 de junio se conmemora la fecha en que, cansados/as de razzias, golpes y humillaciones, un grupo de personas LGBT se rebelaron cuando la Policía de Nueva York entró al bar Stonnewall del Greenwich Village a recordarles que éramos marginales y por eso merecedores de cualquier abuso. La única solución fue, entonces, dejar de estar “al margen”. Lesbianas, gays, bisexuales y trans decidieron visibilizarse y hacer frente a la brutalidad policial. Al cabo de unas horas, cientos de personas se habían congregado en la puerta del Stonewall para decirle al mundo que se habían cansado de ser ciudadanos de segunda.

En un contexto donde la comunidad afro exigía igualdad, los sectores progresistas se manifestaban contra la guerra de Vietnam y los hippies se rebelaban contra el sistema pregonando el amor libre; la revuelta de Stonewall aportó el impulso necesario para que poco tiempo después organizaciones y activistas LGBT alrededor del mundo articularan por primera vez en forma masiva el reclamo de nuestros derechos.

Poco después, Argentina entraba en uno de sus períodos históricos más siniestros. Las incipientes agrupaciones de liberación femenina, de derechos LGTB y cualquier otro movimiento de lucha por los derechos humanos comenzaron a ser perseguidos sistemáticamente a través del terrorismo de Estado. El flamante “Frente de Liberación Homosexual” no fue la excepción. Con la detención y enjuiciamiento penal de uno de sus principales referentes, el escritor Néstor Perlongher, el FLH cesó todas sus actividades para disolverse por completo tiempo después.

Fue recién en 1992 que en Argentina se organizó la primera Marcha del Orgullo: alrededor de 250 personas marcharon en Buenos Aires desde la Plaza de Mayo hasta el Congreso usando caretas de cartón para evitar ser reconocidos. Cuesta asociar esa imagen con la de la última Marcha, donde miles de argentinos y argentinas nos juntamos, a cara descubierta, para festejar la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario y reclamar la aprobación, entre otras, de una Ley de Identidad de Género.

A través de ese gran paso en la igualdad jurídica, logrado con un consenso social inédito en nuestro país, pudimos decir como aquellxs manifestantes de Stonewall, que no somos ciudadanos de segunda. Con la sanción del matrimonio igualitario se respira el clima de mayor libertad que existe hoy en Argentina. Por eso estamos de festejo, todos y todas, independientemente de la orientación sexual e identidad de genero que cada uno tenga.

Claro que todavía queda mucho por hacer: Seguimos reclamando la inclusión social y laboral de las personas trans, la despatologización de sus identidades, el reconocimiento igualitario de todxs nuetrxs hijxs, la derogación de artículos contravencionales que criminalizan la homosexualidad, escuelas libres de discriminación, el respeto a la libre orientación sexual e identidad de género en los ámbitos laborales y tantas otras cosas más.
El compromiso de 100% Diversidad y Derechos es trabajar desde todos los espacios, con todos los actores sociales, para desarrollar políticas públicas que garanticen la inclusión social y la igualdad de oportunidades y trato para nuestra comunidad. Tenemos la convicción de que todo lo conseguido, y todo lo que conseguiremos, será, como hasta ahora, el fruto de nuestra lucha. Y esa lucha es motivo de orgullo.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Comunidad, Derechos, Uncategorized

Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal de embarazo

El Ministerio de Salud de la Nación actualizó el “Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal de embarazo” y publicó una guía para su implementación, cuya aplicación es obligatoria para todas las instituciones sanitarias del país ya sean públicas, privadas u obras sociales. El protocolo recoge los lineamientos del fallo F. A. L. de la Corte Suprema de Justicia y considera la interrupción legal de un embarazo como un derecho de las mujeres. Busca estandarizar esa práctica para evitar obstáculos.

La publicación afirma que “En nuestro país, la legislación reconoce causales para la interrupción legal del embarazo, este derecho incluye a todas las personas con capacidad para llevar adelante una gestación que se encuentren en alguna de esas situaciones. El ejercicio de este derecho se encuentra enmarcado en los derechos sexuales y reproductivos como parte de los derechos humanos, e implica el acceso a una atención integral de calidad que asegure el respeto por la intimidad y la autonomía, el flujo de información clara y veraz y el acceso a los adelantos tecnológicos e información científica actualizada”.

Los lineamientos del Protocolo se orientan a garantizar el cumplimiento del derecho a la interrupción legal del embarazo y fortalecer el trabajo de los equipos de salud en todo el territorio nacional; con el objetivo de brindar a la población un servicio de calidad respetuoso de los derechos humanos.

El protocolo considera “el dolor psicológico y el sufrimiento mental asociado con la pérdida de la integridad personal y la autoestima”, es decir, la salud mental, como afectación de la salud de la persona embarazada, y causal para solicitar un aborto no punible. En ese sentido, la guía aclara que el peligro debe ser sólo potencial para justificar una interrupción legal de embarazo. Prevé también la intervención de profesionales del área de salud mental para esos casos.

Desde 100% Diversidad y Derechos saludamos la actualización del Protocolo y la publicación de esta nueva guía, porque lo consideramos un avance hacia el pleno reconocimiento del derecho a decidir sobre el propio cuerpo.

Clickeando en la imagen, podrán acceder a esta Guía.

0000000690cnt-Protocolo ILE Web-1

 

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Guía de atención de la salud integral de personas trans

En el marco de la implementación efectiva de la Ley de identidad de género en el ámbito de la salud, el Ministerio de Salud de la Nación, elaboró un material especialmente dirigido a lxs efectorxs sanitarios con el objeto de continuar erradicando las prácticas discriminatorias y patologizantes hacia las personas trans.

Este aporte se suma a la reglamentación del artículo 11 de la Ley de Identidad de Género que establece que todas estas prestaciones “deben ser incluidas en el Programa Médico Obligatorio (PMO)” y que “los servicios de salud del sistema público, de la seguridad social de salud y de los sistemas privados deben incorporarlas a sus coberturas”.

Clickeando en la imagen, podrán acceder a esta Guía.

16-06-15-guia-trans

Deja un comentario

Archivado bajo homo/lesbo/transfobia, Trans

Murió Pedro Zerolo…hasta la victoria siempre, compañerx!

Hoy, a los 54 años, falleció Pedro Zerolo, socialista y luchador por los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y personas trans.

Inolvidable su fuerza y claridad para lograr la igualdad en su país y nuestra región. Como a él le gustaba definirse, lo sentimos como latinoamericano y nos llena de orgullo el haber podido compartir el camino que nos llevó a la conquista del matrimonio igualitario. En aquellos años, disfrutamos de su compañía y consejo…nos acompañó incansablemente en nuestros sueños.

Aquí sus palabras en 2009, cuando participó de las audiencias en el debate de la ley que terminó con la discriminación en el acceso al matrimonio civil:

Sr. Zerolo.- Para mí es un honor estar aquí como latinoamericano que soy en el momento en que se ha abierto definitivamente un debate en la República Argentina.
Estoy convencido de que va a terminar con el reconocimiento de la dignidad de hombres y mujeres que somos homosexuales aquí y allá, en la Argentina y España. Vengo de una país latino en el que nadie creía y donde ya es posible la plenitud del derecho; un país que ha luchado por la igualdad, por el reconocimiento de la diversidad y de la dignidad de cada cual bajo cualquier circunstancia personal o social.
Me llamo Pedro, soy latinoamericano, migrante, concejal, miembro de la Ejecutiva Federal del Partido Socialista; soy un hombre sano, soy homosexual y estoy felizmente casado desde hace cuatro años con Jesús Santo, que así se llama mi marido…(Aplausos.)

Sra. Presidenta (Ibarra).- Por favor, voy a pedir a todos los presentes que mantengamos los términos de la reunión.

Sr. Zerolo.- Por cierto, el día más lindo de mi vida y el día más lindo de su vida, y el de más de 20 mil parejas que en España ya han contraído matrimonio gracias a una modificación del Código Civil que se produce el 30 de junio de 2005, que fue una minirreforma legal que ha supuesto un enorme avance social en un país como España. Fue una mínima reforma social que lo que hizo fue ampliar la institución del matrimonio, una institución que a lo largo de la historia se ha ido democratizando y adaptando a la realidad.
Eso es bueno recordarlo y más en esta comisión. La institución civil del matrimonio siempre ha utilizado preceptos enormemente patriarcales para alejar de ella a más de la mitad de la población durante siglos. Hay que recordar que el matrimonio ha sido una institución vedada a la inmensa mayoría de la ciudadanía de todos los países del mundo a lo largo de la historia de estos últimos años. Por ejemplo, los esclavos no se podían casar porque no eran libres; los negros no se podían casar porque no eran blancos; estuvieron prohibidos los matrimonios interraciales; los homosexuales, transexuales y bisexuales  todavía expresando nuestra orientación  no nos podemos casar; la mujer nunca se ha podido casar en libertad y en igualdad, nunca hasta antes de ayer, como quien dice. Las mujeres hasta hace muy poco pasaban de la tutela del padre a la tutela del marido.
Por tanto, el matrimonio en libertad y en igualdad sólo se ha podido construir y defender hace muy poco tiempo. Más que construir, desconstruir, porque gracias a la lucha del movimiento de mujeres y feminista hoy el matrimonio es lo que es:
una institución democrática, un derecho que se contrae y que se puede romper cuando es necesario con la figura del divorcio. Y eso no ha hecho más que fortalecer la institución del matrimonio y la diversidad familiar.
Ahora nos toca a los homosexuales, a las mujeres y hombres homosexuales. Al respecto, ya se ha puesto de manifiesto desde la presidencia de la CHA que hemos sufrido demasiado sólo por ser como somos: mujeres y hombres que no somos otros que vuestros hijos, vuestros hermanos, vuestros amigos y vuestros compañeros de trabajo. No somos extraterrestres, somos parte de esta sociedad y parte de este pueblo. Defendemos nuestros derechos, nuestras familias y nuestra posibilidad de actuar en igualdad.
Como país, España no es mejor ni peor que otro país, pero desde luego allá se ha concebido la ley. Sólo bastó la valentía  que es el secreto de la libertad y de la igualdad  necesaria en momentos históricos como éste en que se puede cambiar una dinámica.
La Argentina se enfrenta ante un momento histórico. Por eso pido valentía al legislador y también al Ejecutivo. Si ellos son valientes, la igualdad llegará, porque la Argentina está preparada; lo ha estado siempre.
Este es un pueblo orgulloso de sí mismo, ilustrado, culto, sensible, que sabe perfectamente que este es un derecho de justicia y que sus representantes deben actuar en consecuencia. Por tanto, pido a los representantes del pueblo argentino que eleven a la categoría jurídica lo que en la calle es una realidad, lo que es vuestro cometido y vuestra obligación.
Por otro lado, se mire como se mire, es un deseo plenamente constitucional. Por eso algunos siempre hemos defendido las constituciones que contemplan un principio de igualdad, que es la base del texto.
Toda Constitución, la de cualquier país, incluso la de la República Argentina, tiene su anclaje en el reconocimiento de la dignidad de cada cual y en el libre desarrollo de la personalidad. Guste o no, ello es así.
Además, por si esto fuera poco, toda Constitución impone al gobierno el deber de promover las condiciones de igualdad y de remover cualquier obstáculo que la dificulte. Incluso, si la mayoría social no existiera, como ocurre actualmente en la Argentina y también pasó en España, el deber de todo gobierno es remover los obstáculos que la dificulten.
Dicho de una forma más romántica: el deber de todo gobierno es buscar la felicidad del pueblo, y de ese pueblo formamos parte los gays, las lesbianas, los transexuales y los bisexuales, guste o no. Por tanto, el deber del gobierno argentino y de las cortes argentinas es buscar la felicidad, y no hay forma más bella de felicidad que la tranquilidad. Tal como señalaba la doctora Lubertino, la tranquilidad la da el hecho de tener los mismos derechos y los mismos deberes con los mismos nombres. El nombre es lo importante, porque o hay matrimonio o hay discriminación.
Quiero dejar claro que en España y en todos los demás países que ya han aprobado esta ley  algunos tienen que ser los primeros  la batalla fue el nombre. Las instituciones se llaman como se llaman y los nombres son lo que son.
Hubo un momento en que la democracia se asociaba sólo al hombre porque sólo él votaba. Cuando en España y en la Argentina las mujeres lucharon por el derecho al voto, los de siempre dijeron lo mismo: “que se llame de otra manera, que se denomine ‘derecho a la participación política de las mujeres’”.
En España se llegó a decir que esperaran a que la mujer superara la edad del trastorno hormonal que les impide discernir entre el bien y el mal. Ahí han estado los de siempre diciendo lo mismo.
Por tanto, nuevamente reclamo iguales derechos, iguales obligaciones y con los mismos nombres.
No existe ningún impedimento formal ni legal para el acceso pleno al matrimonio; son sólo objeciones morales las de aquellos que se han opuesto siempre a casi todo,  y por no ser maximalista digo “a casi todo”.
En un país como la Argentina, donde rigen los principios de equidad y de libertad de conciencia, la moral de unos pocos  o de quien sea  no puede imponerse sobre la totalidad ni sobre las instituciones civiles.
Señorías, amigas y amigos: el amor homosexual ha existido siempre. Nuestras relaciones estables están ahí y nuestras familias e hijos esperan el amparo legal que se merecen.
Esta reforma no va contra nadie, contra ninguna creencia ni contra ninguna práctica religiosa. Es una reforma en interés de todos y todas, de todas las familias y como refuerzo de la institución matrimonial.
A partir de ahora queda una dura batalla hasta el final de este proceso, que terminará bien –estoy completamente seguro-; siempre que se comienza el debate éste termina bien porque aquí cada cual se retrata.
Los de siempre argumentarán que la familia se va a romper, que la Argentina se va a hundir, acudirán a estudios pseudocientíficos o a científicos que nos volverán a señalar, porque ya lo han hecho. Ellos nos ponen en otro grupo que no está en situación de sanidad plena sino en una condición menor. Siempre han hecho lo mismo. Se oponen y combaten las leyes que luego usan, porque en España han votado en contra de todas las leyes que luego han usado.
En España se opusieron a la ley de divorcio, y la usan; se opusieron a la ley de adopción, y la usan; se opusieron a la ley de reproducción asistida, y la usan; se opusieron a la investigación con células madre, y utilizan los conocimientos que ha determinado esa investigación. Por lo tanto, que nos quede claro que esto es parte de un proceso que nos queda todavía por concluir, donde la valentía es muy importante. Valentía es lo que les pido.
Para terminar, les digo que la patria se construye con valores que aúnan, que surgen de la Revolución Francesa, con ideales que marcaron el inicio de esta República Argentina: libertad, igualdad, fraternidad y solidaridad con los otros pueblos.
Por lo tanto, apelo a esos principios constitucionales y republicanos. Les pido valentía, porque se lo merecen los gays y lesbianas argentinos y también el pueblo argentino.
Señorías: la Argentina se merece llegar por primera vez puntual a la cita con la igualdad, y en sus manos está lograrlo. Les pido que participen activamente, que defiendan el carácter constitucional de la reforma y que también defiendan este proyecto con convencimiento y por patriotismo. La historia mira hoy a la Argentina y este desafío está en vuestras manos. (Aplausos prolongados.)

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Comunidad, Derechos

Documento completo #niunamenos

Aquí, el texto completo leído en la Plaza de los Dos Congresos:

foto de mafia

Foto: Movimiento Argentino de Fotógrafxs Independientes Autoconvocadxs (M.A.F.I.A)

I
En 2008 mataron una mujer cada 40 horas; en 2014, cada 30. En esos 7 años, los medios publicaron noticias sobre 1.808 femicidios. ¿Cuántas mujeres murieron asesinadas sólo por ser mujeres en 2015? No lo sabemos. Pero sí sabemos que tenemos que decir basta. En estos años, los femicidios dejaron cerca de 1500 niñas y niños huérfanos y algunos de ellos están obligados a convivir con los asesinos. El problema es de todos y de todas. La solución hay que construirla en conjunto. Necesitamos sumar compromisos para cambiar una cultura que tiende a pensar a la mujer como objeto de consumo y descarte y no como una persona autónoma.
El femicidio es la forma más extrema de esa violencia y atraviesa todas las clases sociales, credos e ideologías: Pero la palabra “femicidio” es, además, una categoría política, es la palabra que denuncia el modo en que la sociedad vuelve natural algo que no lo es: la violencia machista. Y la violencia machista es un tema de Derechos Humanos.
Hablamos entonces de una cultura de la violencia contra las mujeres. Hablamos de hombres que piensan que una mujer es suya y que tienen derecho sobre ella, que pueden hacer lo que quieran, y que cuando esa mujer dice NO, la amenazan, le pegan, la matan para impedir que diga NO.
El femicidio es eso: marcar los cuerpos de las mujeres violentamente, y como amenaza para otras: para que las mujeres no puedan decir que no, para que renuncien a su independencia. Aunque la gran mayoría de las mujeres que recordamos aquí fueron asesinadas por hombres de su círculo íntimo, el femicidio no es un asunto privado, es producto de una violencia social y cultural que los discursos públicos y de los medios vuelven legítima, cada vez que alguien le dice puta a una mujer porque ejerce su sexualidad libremente, cada vez que alguien la juzga por las medidas de su cuerpo, cada vez que alguien la mira con sospecha porque no quiere tener hijos, cada vez que alguien pretende reducirla simplemente al lugar de la buena esposa o la buena madre, destinada a un varón.
El femicidio es un tipo de violencia particular: no es un tema íntimo o doméstico o sólo de las mujeres. En muchos femicidios también fueron asesinados los hijos como parte del castigo proyectado sobre ellas y su propia capacidad de dar vida.
Lo privado es político. Cada mujer que se atreve a decir basta, que quiere dejar de ser víctima para convertirse en sobreviviente, desafía a toda la estructura de la violencia machista. Pero ese es su momento más vulnerable, ahí es cuando con saña se pretende ajusticiarla y es entonces cuando más necesita de otros y de otras que ayuden a sostener
su decisión: redes de afecto, sociales, asistencia del Estado y un activismo político fuerte que insista en decirle que no está sola y que no es su culpa. Para que ese BASTA, que por fin pudo enunciar, se sostenga en el tiempo. Eso es, también, lo que estamos haciendo hoy, acá, en esta plaza pública.
La violencia ejercida en el ámbito doméstico se vincula con cuestiones sociales que deben ser discutidas en la esfera de la política. A diferencia de otros crímenes, el femicidio se puede leer en una cadena: encontramos crímenes casi calcados por todo el país.
Por eso, afirmamos el derecho a decir NO frente a aquello que no se desea: una pareja, un embarazo, un acto sexual, un modo de vida preestablecido. Afirmamos el derecho a decir NO a los mandatos sociales de sumisión y obediencia.
Y porque decimos NO, podemos decir sí a nuestras decisiones sobre nuestros cuerpos, nuestras vidas afectivas, nuestra sexualidad, nuestra participación en la sociedad, en el trabajo, en la política y en todas partes.
II
Los femicidios no deben tratarse como problemas de seguridad. Y la lucha contra ellos exige una respuesta múltiple, de todos los poderes del Estado y todas sus instancias -nacional, provincial, municipal- pero también precisa una respuesta de toda la sociedad civil. Y en especial una respuesta por parte de los y las periodistas, comunicadores y comunicadoras, que son quienes construyen interpelaciones públicas.
En 2009 y por amplia mayoría (con 174 votos afirmativos y 3 abstenciones), el Congreso nacional aprobó la Ley de Protección Integral de las Mujeres, Ley Nº 26.485, un paso importante en la lucha contra la violencia machista. Sin embargo, todavía está pendiente la reglamentación de algunos artículos, incluido el Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.
Sin la reglamentación completa de la Ley, el diseño de políticas integrales y la asignación del presupuesto necesario para su instrumentación, esta herramienta lograda en 2009 resulta insuficiente para revertir el aumento de la violencia.
En el país existen líneas telefónicas y oficinas especializadas para orientar y asistir a las víctimas que sufren violencia machista. No alcanzan si no son acompañadas de políticas integrales.
No existe en la Argentina un registro oficial de femicidios. Los datos que mencionamos aquí son los que releva año tras año la Organización No Gubernamental Casa del encuentro.
Es fundamental contar con estadísticas oficiales. El Poder Judicial desempeña un papel en general ineficiente a la hora de dar respuesta a las víctimas. En muchas jurisdicciones, son ellas las que tienen que denunciar y luego ratificar la denuncia que hicieron en comisarías. Este sistema de doble denuncia está apoyado en la falta de confianza de la Justicia hacia las mujeres y contribuye a la impunidad del agresor. El aporte de pruebas y testigos depende enteramente de las víctimas y, si no lo hacen, las causas quedan paralizadas y luego se archivan. Se trata de un modelo de gestión judicial de la violencia contra las mujeres que suma desprotección y que no garantiza medidas efectivas. Con la impunidad para el agresor, el Poder Judicial agrega otro tipo de violencia para la denunciante: la violencia institucional. Muchas de las víctimas de femicidios habían denunciado antes y en reiteradas ocasiones al asesino.
A tantas otras mujeres no quisieron tomarles las denuncias. Esta inercia no puede continuar. Hay mujeres golpeadas y asesinadas por afirmar sus propias decisiones. Otras están desaparecidas, víctimas del delito de trata con fines de explotación sexual o laboral, y sus destinos siguen sin conocerse. En torno a algunas de esas mujeres desaparecidas se sospechan tramas mafiosas que incluyen la participación de la justicia y de las fuerzas de seguridad. Por ellas también pedimos justicia.
El modo en que los medios, mayoritariamente, tratan el problema, debe transformarse por completo: en muchos casos culpabilizan a las víctimas de su destino: hablan de su vestimenta, sus amistades, sus modos de divertirse. En el fondo, agitan allí el “algo habrán hecho”. Necesitamos medios comprometidos en la elaboración de protocolos, además del imprescindible cumplimiento de los protocolos existentes y de los códigos de ética para las coberturas periodísticas de estos casos.
La televisión repite imágenes y palabras que ubican a las mujeres en situaciones de desigualdad, dominación y discriminación. Repite estereotipos. El tratamiento noticioso de los casos de niñas y mujeres asesinadas o desaparecidas, con la invasión de la intimidad de las víctimas y la insistencia en revelar el modus operandi del asesino, contribuyen a que el femicidio se naturalice o se lo convierta en insumo para que el show continúe. Y esto ayuda a su reproducción.
Decimos Ni una menos, con el dolor de la suma de víctimas que crece y crece. Esta convocatoria masiva, esta enorme y comprometida participación social, son un grito unánime.
Es la manera que encontramos, en todas las plazas del país, con la movilización, con el dolor común, con la preocupación y la necesidad urgente, de poner en marcha acciones coordinadas que ataquen el problema; desde el origen -la cultura machista-, y hasta el fin de la cadena: la mujer golpeada, la mujer asesinada.
El Estado y los poderes reales, junto con la ciudadanía, debemos comprometernos a perfeccionar los instrumentos para combatir la violencia contra las mujeres, nuevos esfuerzos deben sumarse, codo a codo con el esfuerzo realizado por las organizaciones de mujeres, feministas, ONGs y personas comprometidas que trabajan en esto desde hace tiempo.
Es que los derechos de unas son los derechos de todos. La preservación de la vida y las decisiones de las mujeres son ampliación de libertad para todos y para todas. Forjemos nuevos modos de convivencia, estrategias para hilar cada vez mejor la trama de la vida en común. No queremos más lágrimas de duelo y sí más avances que festejar.
No queremos más mujeres muertas por femicidio. Nos queremos vivas. A todas.
III
Pedimos, entonces, una serie de puntos ineludibles para recorrer el camino hacia Ni una menos:
1. Instrumentación en su totalidad y con la asignación de presupuesto acorde de la LEY N º 26.485 “Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”. Puesta en marcha del Plan Nacional que allí se establece.
2. Recopilación y publicación de estadísticas oficiales sobre violencia hacia las mujeres incluyendo los índices de femicidios.
3. Apertura y funcionamiento pleno de Oficinas de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia en todas las provincias, con el objeto de agilizar las medidas cautelares de protección. Federalización de la línea 137.
4. Garantías para la protección de las víctimas de violencia. Implementación del monitoreo electrónico de los victimarios para asegurar que no violen las restricciones de acercamiento que impone la Justicia.
5. Garantías para el acceso de las víctimas a la Justicia. Atención de personal capacitado para recibir las denuncias en cada fiscalía y cada comisaría. Vinculación de las causas de los fueros civil y penal. Patrocinio jurídico gratuito para las víctimas durante todo el proceso judicial.
6. Garantías para el cumplimiento del derecho de la niñez con un patrocinio jurídico especializado y capacitado en la temática.
7. Creación de más Hogares/Refugio en la emergencia, Hogares de Día para víctimas, y subsidio habitacional, con una asistencia interdisciplinaria desde una perspectiva de género.
8. Incorporación y profundización en todas las currículas educativas de los diferentes niveles de la educación sexual integral con perspectiva de género, la temática de la violencia machista y dictado de talleres para prevenir noviazgos violentos.
9. Capacitaciones obligatorias en la temática de violencia machista al personal del Estado, a los agentes de seguridad y a los operadores judiciales, así como a profesionales que trabajan con la temática de violencia en diferentes dependencias oficiales de todo el país.
Todas las medidas requieren creación de instancias de monitoreo y seguimiento para su puesta en práctica y funcionamiento efectivo.
Erradicar la violencia contra las mujeres puede ser difícil pero no es imposible. Ni una menos es un grito colectivo, es meterse donde antes se miraba para otro lado, es revisar las propias prácticas, es empezar a mirarnos de otro modo unos a otras, es un compromiso social para construir un nuevo nunca más. Repetimos. No queremos más mujeres muertas por femicidio. Queremos a cada una de las mujeres vivas. A todas.

Deja un comentario

Archivado bajo aborto, Actualidad, Campañas, Género

#niunamenos

niunamenos cuadrado

¡Basta! Este miércoles 3 de junio juntamos nuestras voces, cuerpos, memorias. Nuestra lucha que hoy, más que nunca, se expresa colectiva, se concentrará en la calles. Nuestros reclamos serán un grito reflexivo y activo.

¡Basta! Iremos impregnadas/os de las historias de nuestras niñas, niños y mujeres asesinadas y violentadas por el machismo y el patriarcado. Llevaremos sus relatos truncos, los convertiremos en acción.

¡Basta! No se trata de hechos aislados o sobrenaturales, existe un sistema que promueve, permite, desinforma y  justifica la jerarquización en nuestra sociedad.

Nos movilizamos:

  • Por una Justicia con perspectiva de género y no discriminatoria. Juicio político a jueces y fiscales que convalidan la violencia y perpetúan la impunidad. Creación de un Observatorio judicial.
  • Por medios de comunicación comprometidos en la igualdad. No a la desinformación, no a la reproducción de la cultura del machismo.
  • Aplicación ya de la ley de violencia contra las mujeres. Plan Nacional. Registro de estadísticas. Patrocinio jurídico al servicio de todas las mujeres víctimas de violencia.
  • Por presupuesto e inversión real, efectivo y federal en lucha contra la violencia contra las mujeres.
  • Por unas Fuerzas de Seguridad acordes al paradigma de la seguridad democrática, concientizadas en la prevención y el accionar en casos de violencia de género.
  • Campañas permanentes y efectivas de difusión de derechos, prevención y concientización en la problemática de las violencias.
  • Aborto legal, seguro y gratuito. Aplicación en todas las provincias de la Ley de educación sexual.
  • Inclusión de la orientación sexual e identidad de género en la Ley antidiscriminatoria. No a la invisibilización de los crímenes de odio contra las lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros, transexuales, intersexuales y queers.

¡Basta de femicidios! ¡Basta de violencia machista! ¡#niunamenos!

Todos los derechos para todas y todos.

Nos encontramos 17hs. en Rivadavia y Rodríguez Peña.

SUMATE!

100% Diversidad y Derechos

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Género, homo/lesbo/transfobia, Uncategorized