Postporno para principiantes: 5 preguntas para entender de qué se trata (y opinar con fundamento)

Los últimos días estuvieron marcados por el clima electoral en cuatro distritos cruciales del país, pero también por el evento de Post-Pornografía llevado a cabo en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. Más allá de la performance en sí, del torrente de opiniones (de una pacatería digna del conservadurismo que en los noventa quería echar a las travestis de Palermo a cualquier costo) que vimos en medios de comunicación, en redes sociales, en los grupos de Whats App, queremos contar un poco qué es el posporno.

Vamos por partes:

¿Qué es?

Es un movimiento artístico, político que busca reformular la pornografía, criticando su versión más comercial y tradicional, pero sin renegar del estímulo sexual que producen los contenidos audiovisuales.

¿Cómo surge?

Las racíes de este movimiento se encuentran por un lado, en la escena del arte performativo estadounidense de los años sesenta. Esta escuela resignifica el arte escénico, transformándolo en algo más descontracturado en apariencia pero cargado de sentidos (otros, abyectos, quizá), que muchas veces se aleja de los espacios culturales tradicionales como los teatros o los museos y se asienta en espacios activistas, públicos. Interviniendo en ellos para transformarlos, para provocar, como todo arte, un cambio en las y los espectadores.

Por otra parte, el posporno surge de la mano de una actriz porno que venía de la industria mainstream, Annie Sprinkle. Paul Preciado dice que esta noción del posporno “sirve para dar nombre a un conjunto de iniciativas de crítica de la pornografía dominante que lejos de renunciar a la representación de la sexualidad, apuestan por la producción de representaciones disidentes”

¿Y entonces cuál es la diferencia con lo que pasan en Playboy?

Cuando vemos pornografía dominante o industrial, solemos ver una repetición de cuerpos ideales: chicas jóvenes, flacas, exuberantemente tetonas y/o culonas (depende del tipo que hayamos querido ver en el porno a demanda o que haya tocado en el video que estaban pasando), rubias, blancas, acompañadas de por lo menos un varón de quien solemos saber y ver muy poco más allá de sus genitales, espalda, brazos y parte de sus piernas, pero que suele ser blanco, “bien dotado”, flaco. Y las prácticas que solemos ver entre ellxs son siempre más o menos las mismas: sexo oral de ella a él/ellos, sexo anal y vaginal, y variaciones de esto mismo.

En las producciones posporno, en cambio, vemos a los cuerpos que no encajan (o no siempre por lo menos) en estos estereotipos de belleza y cuerpos, llevando adelante otro tipo de prácticas. Así es que podemos ver personas con distintos tipos y grados de discapacidades, gordxs, flacxs, altxs, bajxs, de distintos tonos y colores de piel, no siempre hay varones y mujeres cis*: Una gran parte del público y del movimiento posporno está integrado por lesbianas y personas trans, y mucha gente que se autodenomina queer, es decir que su expresión de género no siempre encaja dentro binomio hombre-mujer. Y las prácticas, aunque haya personas que tienen penes no siempre involucran la penetración anal/vaginal/oral. En cambio suele verse el uso de juguetes sexuales (quizá los más populares sean los dildos o consoladores, u objetos cuyo uso es resignificado y se transforman en dildos -como el micrófono usado en el evento en Sociales-), juegos de roles de sumisión/dominación, ataduras, mordeduras y otras prácticas que aparecen en el abanico del mundo llamado BDSM. Y es cierto, no a todxs nos gusta, pero:

¿Esto pretende ser excitante?

No necesariamente. La objetivo del posporno no es que el público se excite, se masturbe y tenga un orgasmo a fuerza de imágenes explícitas que despiertan nuestras terminales nerviosas y psíquicas. Sino cuestionar, criticar, poner sobre la mesa el debate acerca del sistema heterosexual, heternormativo, patriarcal, capitalista, falo y androcéntrico en el que todxs hemos sido y somos todos los días un poco más disciplinadxs.

Por eso, muchas de las escenas de posporno suceden en el ámbito público, para romper el orden de lo establecido, y que no podamos volver a nuestras casas a hacer las cosas como las hicimos siempre. Porque lo que vimos no es, claramente, lo que estábamos acostumbradxs a pagar para ver en la web o en los canales porno.

¿Hay otras diferencias con la pornografía dominante?

El posporno es distinto en su producción y en su circulación. En la producción difiere porque no tiene grandes capitales detrás que necesitan vender y generar enormes cantidades de ganancias para que sea rentable su negocio, y eso le da a las productoras y grupos posporno de hacer los contenidos que realmente quieran hacer, por sus convicciones estéticas, éticas, políticas.

Además, quienes participan saben lo que van a hacer. Sobre todo las prácticas vinculadas al BDSM se basan en la confianza entre las personas, en que tu partener va a respetar los límites preacordados y que cuando vos digas basta, es basta.

Por último, los contenidos producidos por estos grupos circulan por otros carriles. No vamos nunca a prender la tele y ver una pieza de postpornografía. Nos enteramos de su existencia buscando, en general sabiendo qué queremos ver. Es decir, no son contenidos impuestos por una grilla de programación en base a la ganancia económica, y de los que somos rehenes si queremos consumir porno.

Para sintetizar, podemos decir que el movimiento postpornográfico busca acercarnos a todxs la posbilidad de ver y de ser parte de contenidos audiovisuales (en vivo y en directo, por internet, etc) provocativos no solo con fines masturbatorios sino también y fundamentalmente políticos.

*Entendemos por cis a aquellas personas que no han cambiado su identidad/expresión de género ni/o su genitalidad

¿Querés saber mas? En los siguientes links hay más información:

Entrevista a Paul Preciado

http://postop-postporno.tumblr.com/

mi sexualidad es una creación artística (video), parte del documental de Lucia Egaña Rojas:

https://vimeo.com/18938067

El sitio de PostOp (el grupo catalán que estuvo en la performance de Sociales):

http://postop-postporno.tumblr.com/

Sobre el movimiento performático:

http://www.culturamas.es/blog/2013/08/05/la-postpornografia-como-movimiento-artistico/

Laura Milano para Revista Anfibia: 50 sombras del postporno

http://www.revistaanfibia.com/ensayo/cincuenta-sombras-del-postporno/

postporno

Ilustración: Rebelión Consciente. http://rebelionconsciente.wordpress.com

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Postporno para principiantes: 5 preguntas para entender de qué se trata (y opinar con fundamento)

  1. -

    Le metían un micrófono en la concha y mearon en un escritorio… Dale. ¿Hacía falta?

    Déjense de joder!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s