24 de marzo 1976 – 2016: Comunicado de las agrupaciones LGBTIQ

imagen fondo 40aniversariogolpeblogFuimos, somos y seremos parte de las luchas.
Amar libremente en un país liberado.

A 40 años de la última dictadura cívico- militar – clerical renovamos nuestro compromiso de lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia al mismo tiempo que reivindicamos la memoria de los detenidxs-desaparecidxs LGTBIQ y del Frente de Liberación Homosexual (FLH). En el contexto actual reclamamos, además, la plena continuidad de las políticas de derechos humanos y el fin de los travesticidios y crímenes de odio.

La Dictadura cívico-militar – clerical iniciada el 24 de marzo de 1976 instauró no sólo un autoritarismo político sino también moral. La represión al movimiento popular no excluyó la persecución a lesbianas, gays y personas trans como parte de los dispositivos de disciplinamiento de la sociedad, principalmente de la juventud. Desde los importantes avances en materia de Memoria, Verdad y Justicia; queremos visibilizar la historia de la violencia estatal que aún hoy se ejerce contra la comunidad LGBTIQ.

Trabajadorxs, estudiantxs, artistxs y escritorxs LGBTIQ también formaron parte de las luchas del pueblo argentino por una transformación social más amplia, pero la represión que sufrieron no fue procesada socialmente ni formó parte de las causas judiciales. Fuimos víctimas del autoritarismo político y moral. Durante el primer año del golpe, el Grupo Nuestro Mundo (antecesor del Frente de Liberación Homosexual) denunció ante los medios de comunicación los arrestos arbitrarios que sufrían las personas LGBTIQ y cómo se las obligaba a firmar declaraciones incriminatorias amparadas en edictos policiales como el “2 H”. También el escritor y activista del FLH Néstor Perlongher (1981) realizó denuncias similares, en las que señaló la existencia de una “limpieza moral” a través de razias policiales y detenciones.

El informe de la CONADEP invisibilizó la orientación sexual y las identidades de género de lxs detenidxs-desaparecidxs e ignoró el sadismo particular del que fueron víctimas durante la tortura. Recién en el año 2011 la CONADEP recibió la declaración de personas trans detenidas en centros clandestinos. En este marco, entre las asignaturas pendientes, y como parte del derecho a la verdad, reclamamos nuestro derecho a saber qué pasó con lxs detenidxs-desaparecidxs LGTBIQ, a conocer sus historias militantes y que se visibilice la represión que sufrieron por su orientación sexual e identidad de género.

Sabemos que el restablecimiento de la democracia fue un proceso frágil y condicionado por distintos factores. Fue una bisagra el juicio civil a las Juntas Militares, que produjo además de una primera condena por parte del Estado, una condena social masiva al período dictatorial. En ese incipiente período democrático también fue posible empezar a cuestionar el machismo y el integrismo moral, con la sanción del divorcio vincular.Sin embargo, durante los primeros años de la democracia continuó fuertemente la persecución policial a nuestra comunidad y aún ya más afianzada la democracia y a pesar de la igualdad ante la ley que declara la constitución nacional, lesbianas, gays, bisexuales y trans no fuimos reconocidxscon los mismos derechos que la población heterosexual sino hasta hace muy poco tiempo. Esto constituyó un déficit democrático que fue tan naturalizado como invisibilizado.

Ubicar las reivindicaciones del movimiento LGTBIQ en el marco de los derechos humanos fue un largo proceso. Durante muchos años la diversidad sexual y de género fue excluida de la agenda de derechos y se la limitó a la órbita de la salud y el VIH. En el debate público, político e institucional fuimos patologizadxs, estigmatizadxs y criminalizadxs. Recién después de la decisión de la Organización Mundial de la Salud de retirar la homosexualidad de su listado de enfermedades mentales en 1990, pudimos comenzar a superar el discurso médico y que se nos reconozca en el campo de los derechos humanos.

El Estado Argentino llegó incluso a negar el derecho de asociación a lesbianas, gays y trans, situación que recién fue revertida en el año 1991, cuando la Corte Suprema de Justicia ordenó otorgarle la personería jurídica a la Comunidad Homosexual Argentina y en 2006 a la Asociación de Lucha por la Identidad Travesti y Transexual. Los artículos de los Códigos Contravencionales y de Faltas que penalizaban la homosexualidad y el travestismo, que dieron lugar a innumerables detenciones arbitrarias y torturas, finalmente fueron eliminados al año siguiente. Lamentablemente, aún hoy se utilizan figuras abiertas, como la averiguación de identidad o de antecedentes, y el ejercicio de la prostitución, para perseguir a la población LGTBIQ; en especial a personas trans. Esas detenciones funcionan como un modo de disciplinamiento social, pretenden establecer un patrón valorativo sobre la actitud, la vestimenta y el aspecto de las personas que pasan a ser sospechosas según el criterio policial. Una de las finalidades de estos dispositivos es la expulsión del espacio público de quienes recurren a él para subsistir para luego habilitar su uso bajo coerción a cambio de coimas.

La lucha de los organismos de derechos humanos, la nulidad de las leyes de Obediencia Debida, Punto Final y de los decretos de indulto, el posterior inicio de los juicios por delitos de lesa humanidad y la restitución de la identidad a cientos de hijos e hijas de detenidos desaparecidos ubicaron a los Derechos Humanos en un lugar central en nuestro país.

En un contexto de ampliación de derechos la lucha del movimiento LGTBIQ hizo sinergia con otros movimientos sociales y políticos, lo que nos permitió construir mayorías parlamentarias e impulsar políticas públicas. El 15 de julio de 2010 nuestro país dio una vuelta de página en su historia, convirtiéndose en el décimo país en el mundo y el primero en América Latina en reconocer por ley el derecho a contraer matrimonio civil a las parejas del mismo género. Dos años más tarde se aprobó la Ley de Identidad de Género, primera en el mundo en eliminar todo carácter patologizante en sus procedimientos, que en alguna medida vino a comenzar a reparar décadas de exclusión de los derechos más básicos de la población trans.

La sanción de estas leyes comenzó a revertir la peor forma en la que se expresa la discriminación: la institucional, la generada y legitimada por el propio Estado y provocó el inicio de un incipiente proceso de desarrollo de políticas públicas específicas, dirigidas a incluir a la diversidad sexual y de género y promover su valoración social y cultural. Como resultado de estos procesos de lucha, hoy la diversidad sexual y de género forma parte de una concepción integral de los derechos humanos, reconociendo y valorando las políticas de memoria, verdad y justicia como un piso desde elcual ir por más y mejores derechos.

A 40 años del golpe cívico militar volvemos a marchar junto a Madres de Plaza de Mayo, Abuelas de Plaza de Mayo, Familiares de Detenidos Desaparecidos por Razones Políticas e HIJOS. Marcharemos con las banderas de la diversidad, sumándonos al histórico reclamo de Memoria, Verdad y Justicia, exigiremos la continuidad de las políticas de derechos humanos y el fin de los travesticidios y crímenes de odio.

Es necesario que continúen las políticas de verdad, los juicios a los represores, la restitución de la identidad robada a los nietos y nietas de las Abuelas de Plaza de Mayo, que los represores cumplan sus condenas en cárceles comunes y también todas las políticas integrales de derechos humanos, como el derecho a una educación sexual integral, con perspectiva de género y diversidad, la salud sexual y (no) reproductiva, los mecanismos de protección y no discriminación, las medidas de acción afirmativa para incluir a las personas trans en ámbitos laborales y los derechos civiles e identitarios sin ningún tipo de discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Defendemos estas políticas porque fuimos profundamente parte de las luchas que permitieron su desarrollo, estamos comprometidos con su continuidad y mejora y no estamos dispuestos a tolerar su desmantelamiento, a través del recorte de funciones y/o despidos, como ya sucedió en el programa de salud sexual y reproductiva (que debe aplicar la Ley de Identidad de Género), el INADI y otros organismos.

Es necesario profundizar los esfuerzos por una plena inclusión social, educativa, laboral y previsional de la población LGBTIQ que se encuentra en una situación de vulnerabilidad social incrementada por la discriminación, especialmente de las personas trans que además de la exclusión educativa y laboral son víctimas de la violencia transfóbica que mata en manos del aparato estatal policial o de las consecuencias del sistema prostibulario. Reclamamos el fin de la violencia machista, patriarcal, homolesbotransfóbica y justicia para los travesticidios de Diana Sacayan (Buenos Aires), Laura Moyano y Vanesa Ledesma (Córdoba) y tantas otras compañeras que han sido brutalmente asesinadas.

Reclamamos también el esclarecimiento de la desaparición de Jorge Julio López y de los recientes ataques fascistas a personas y activistas LGBT en Mar del Plata, Miramar y otros puntos del país en los que se sospecha connivencia de la policía.

Marchamos este jueves 24 de marzo a la Plaza de Mayo y a todas las plazas del país.

¡Te esperamos!

Firman:

Comunidad Homosexual Argentina (CHA)
100% Diversidad y Derechos
Somos (Lomas de Zamora, Provincia de Buenos Aires)
Oeste Diversidad e Integración (Hurlingham, Provincia de Buenos Aires)
Amigxs x la Diversidad (Quilmes/ Florencio Varela, Provincia de Buenos Aires)
Cooperativa Ar Tv Trans Acción Ltda.

Alto Valle Diverso (Río Negro)
Alto Valle Diverso (Neuquén)
Fundación Igualdad (Salta)
Colectivo 108 (Misiones)
Las Safinas (Santa Fe/ Rosario)
Las Tucumanesas (Tucumán)
Devenir Diverse (Córdoba)
100 Diversidad y Derechos (Catamarca)
Agrupación 15 de Julio (Mendoza)
100 Diversidad y Derechos (Chaco)
Las Capitanas (Entre Ríos)
Familias LGBT (Merlo/ San Luís)
100% Diversidad y Derechos (Corrientes)
100% Diversidad y Derechos (Tierra del Fuego)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Actualidad, Derechos, Género, homo/lesbo/transfobia, LGBT, Orgullo, Trans, Uncategorized

Una respuesta a “24 de marzo 1976 – 2016: Comunicado de las agrupaciones LGBTIQ

  1. Pingback: 24 de marzo 1976 – 2016: Comunicado de las agrupaciones LGBTIQ – Pedagogías disruptivas: literatura y nuevas tecnologías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s