Archivo mensual: abril 2016

Feria del Libro: Presentamos “¡Si, Quiero! Relatos de amor y derechos”

Invitados por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI) presentamos en la 42ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires el libro ¡Si, Quiero! Relatos de amor y derechosy el libro para colorear El cumple de Fede”, que visibiliza la diversidad familiar y esta dirigido a niños y niñas del nivel inicial.

IMG-20160424-WA0021
¡Si, Quiero!” reproduce las cartas escritas por prestigiosos escritores, dramaturgos y autores de guiones de cine, teatro y televisión que fueron leídas por reconocidas actrices y actores en el festival organizado por 100% Diversidad y Derechos en julio de 2010 para apoyar la igualdad.IMG-20160424-WA0022

Los textos fueron escritos por Claudia Piñeiro, Mario Segade, Rodrigo Cárdenas, Gabriela Elena, Marcelo Camaño, Marcos Carnevale, entre otros y leídas por Laura Novoa, Mirta Busnelli, Natalia Lobo, Manuel Callau, Claribel Medina, Esther Goris, Daniel Hendler, Víctor Laplace, Luisa Kuliok, Romina Ricci, Virginia Lago, Sofía Gala Castiglione, Georgina Barbarrosa, Ernesto Larrese, Osvaldo Bazán, Adrián Navarro y Cathy Fulop, entre otras.

Durante la presentación en stand del INADI, Martín Canevaro y Marina Mariasch leyeron la carta al Director de la Real Academia Española (RAE), que escribió Claudia Piñeiro cuestionando el significado de la palabra matrimonio, que reproducimos a continuación.

 

Estimado Director de la Real Academia Española:

Por Claudia Piñeiro*

Me dirijo a usted porque supongo que debe ser la persona indicada para responder una duda que tengo y que en estos últimos tiempos se ha convertido, para mí, en una verdadera obsesión: ¿Quién es el dueño de las palabras? ¿Quién? Ésa es mi pregunta, tal vez le parezca a usted tonta, o ingenua, o inútil, pero es hoy para mí una pregunta ineludible. ¿Quién es el dueño?, y luego otras preguntas que aparecen por añadidura: ¿Se paga para ser el dueño de una palabra? ¿Se compran las palabras? ¿Se venden? ¿Se apropian luego de una guerra, una invasión o una simple batalla? ¿Existe título de propiedad de las palabras como existe una escritura para un bien inmueble?

Estimo que usted no es ese dueño que busco, porque de lo que se ocupa el organismo que usted dirige es de tomar las palabras que todos nosotros usamos y de­finirlas, decir qué significan, qué nombran, y tomar los cambios que los usos y costumbres van imprimiendo en ellas. Sin embargo, ya que es el material con el que usted trabaja, estoy segura de que no habrá persona más indicada para orientarme en la búsqueda de ese dueño, si es que existe. Porque con ese señor o señora, también tendrá que vérselas usted. Y eso, encontrarlo, es el objetivo último de esta carta.

Como usted sabe, las palabras nombran la realidad, nombran todo lo que existe, sea tangible como una mesa o intangible como un sueño. Pero el camino es de ida y vuelta, porque al nombrar, las palabras también construyen la realidad. O la niegan. Por ejemplo, si alguien con el poder su­ficiente se apropiara de la palabra “casa” y sólo dejara que se mencionara con ese nombre las construcciones de tres ambientes, con dos baños, y patio al fondo, todas las otras “casas” serían negadas como realidad y no les quedaría más remedio que ser nombradas de otra manera o desaparecer. Lo que no puede nombrarse con la palabra que corresponde, se niega, se ignora y desaparece. En de­finitiva: quien nos niega el uso de una palabra, nos niega también la existencia de lo que esa palabra nombra, y si esa palabra nos nombra a nosotros, entonces quien se apropió de ella nos reduce a lo que no existe.

Ahora bien, ni yo ni nadie tenemos problema con la palabra casa. Pero imagine usted que alguien se apropiara de la palabra “amor” y defi­niera qué puede nombrarse así y que no. O “madre”. O “justicia”. O “dignidad”. U “honestidad”. O “flor”. O “niño”. O “normal”. O “sano”. O “cultura”. O “natural”. O “felicidad”. Bueno, señor Director de la Real Academia Española, en mi país, ha habido una apropiación de palabra. Alguien cree que es dueño de la palabra “Matrimonio”. Alguien cree que puede decir qué es un matrimonio y qué no. Y no es una cuestión legal como nos quieren hacer creer. Porque las leyes, señor director, son una construcción teórica, un acuerdo entre los hombres (y a quién dude de esto, compartirá usted conmigo, le sugiero como lectura al respecto no el Derecho Romano ni la Historia del Derecho sino “El malestar en la cultura”, de Sigmund Freud). Las leyes, como construcción teórica de los hombres y su tiempo, se modi­fican. Si no fuera así en mi país seguiríamos sin votar las mujeres, no habría divorcios, y los hijos extramatrimoniales no tendrían los mismos derechos que los que nacieron dentro de un matrimonio, por sólo nombrar algunos ejemplos.

La ley, las leyes, pueden modifi­carse, y eso lo saben, más que ningún otro, quienes lo niegan. Por eso la verdadera batalla no está allí sino en la propiedad de la palabra. La palabra MATRIMONIO es una palabra que hoy está en tránsito. Durante mucho tiempo alcanzaba con que nombrara sólo a un hombre y una mujer que deciden unirse legalmente. Hoy ya no. Las palabras son materia viva. Si solo nombrara ese vínculo, hombre mujer, estaríamos negando la existencia a algo que existe. Si la palabra matrimonio sólo nombrara el vinculo heterosexual, ¿cómo llamaría yo al vínculo de años entre mis amigos Mauro y Andrés, o entre mis amigas María y Vanessa, o entre Patricia y Olga? Yo quiero esa palabra para nombrarlos porque eso son. Mucho más que otros matrimonios que conozco. Mucho más que otros matrimonios que no quieren revisar el uso de la palabra porque lo que se caería es el vínculo que ellos sostienen con al­fileres. Porque hacerlo los pondría frente a un espejo donde no se quieren ver. Los que se arrogan la propiedad de la palabra MATRIMONIO salen a decir: “Pero bueno, que sean, que vivan juntos si quieren, pero que usen otro nombre”. Y no es ingenuo ni legal lo que plantean, es ontológico. Saben que negar la palabra, negarles ser nombrados, es negar la existencia misma. Un método que viene de los campos de concentración y de los centros clandestinos de detención donde se llamaba a las personas privadas de su libertad por un número, donde no había que nombrarlos, porque el objetivo era que desaparecieran.

Estimado señor, no quiero robarle más de su precioso tiempo. Pero sé que a usted como a mí, nos importa la palabra, su uso, y las batallas que se libran en su nombre. Espero con ansiedad su respuesta, quiero tener la posibilidad de estar cara a cara con quien diga ser el dueño de esta palabra: MATRIMONIO, quiero discutir con él, quiero librar batalla. Por los amigos a los que hoy no me dejan nombrar, pero también por mí, por mis hijos, por los amigos de mis hijos, por la memoria de mis padres muertos, y por todos los otros innombrables que aún hoy niega nuestra sociedad, esa que construimos entre todos.

* Escritora, dramaturga y autora de guiones de TV

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Plenario Nacional de Registros Civiles: Volvimos a reclamar buenas prácticas registrales

En el marco del plenario de Directores Generales de los registros civiles de todo el país 100% Diversidad y Derechos solicitó que se garantice el efectivo acceso a la filiación por “voluntad procreacional” para los nacimientos por Técnicas de Reproducción Humana Asistida (TRHA), tal como lo establece el nuevo Código Civil. También se insistió con el total cumplimiento de la Ley de Identidad de Género, a través de la rectificación de las actas de matrimonio de las personas trans que cambiaron su nombre y sexo registral en el DNI luego de casarse.

 

La presentación tuvo lugar en el marco del XIV Encuentro del Consejo Federal de Registros del Estado Civil y Capacidad de las Personas, que se desarrolló en Ezeiza, Provincia de Buenos Aires los días 13, 14 y 15 de abril. De la jornada participaron la totalidad de los Directores Generales de cada una las provincias y fue presidido por el Dr. Juan Carlos Morales, Director del Registro Nacional de las Personas (RENAPER).

DSC_0139

En representación de 100% Diversidad y Derechos, Martín Canevaro y Florencia Feldman presentaron la petición para que los Registros aseguren el acceso al reconocimiento de la “voluntad procreacional” a favor de quienes utilizan Técnicas de Reproducción Humana Asistida (TRHA) y garanticen la inscripción inmediatamente después del nacimiento, sin requisitos adicionales y en cumplimiento con la convención sobre los derechos del niño, niñas y adolescentes. Concretamente se solicitó que se reciba el consentimiento informado de quienes hayan utilizado las TRHA e incorpore al legajo base; para garantizar a los nacidos el acceso a la información de que son hijos de quien/es expresaron su voluntad procreacional, con independencia de quién haya aportado los gametos.

IMG-20160414-WA0007

Actualmente, en la mayoría de los registros los nacimientos de hijos e hijas de parejas integradas por personas de distinto sexo/género usuarias de TRHA son inscriptos por filiación natural, lo que vulnera el derecho a la información de sus hijos e hijas. En el caso de las inscripciones de hijos e hijas de las familias comaternales nacidos por TRHA existe desinformación y requisitos que demoran injustificablemente las inscripciones.

Requerimos que el Consejo Federal de Registros articule con el Consejo Federal de Salud para que ejerza su rol de Autoridad de Aplicación de las TRHA y que las familias usuarias puedan certificar su consentimiento informado ante la autoridad sanitaria correspondiente a su jurisdicción para evitar el pago de la protocolización del consentimiento informado ante escribano público.  De esta manera, el acceso a la inscripción sin costos garantiza igual trato para todas las familias.

IMG_9034

La presentación se realizó en un panel integrado también por la ex Senadora Norma Morandini, el nieto recuperado Manuel Gonçalves Granda por Abuelas de Plaza de Mayo, Flavio Masencio por la FALGBT y Nina Tica en representación de los pueblo originarios de Jujuy.

También durante el evento 100% Diversidad y Derechos presentó la guía “Prácticas Registrales en Diversidad Familiar – Todas las familias con todos los derechos” la cual da cuenta del recorrido en la lucha por el reconocimiento legal de las/os niñas y niños y sus familias, en las inscripciones de sus identidades y vínculos y se proponen criterios de buenas prácticas para terminar con las prácticas discriminatorias en los registros civiles.

IMG_9022

Finalmente, 100% Diversidad y Derechos reclamó el pleno cumplimiento de la Ley de Identidad de Género y su Decreto reglamentario a los registros civiles. Durante las dos últimas reuniones del Consejo Federal de Registros del Estado Civil  se decidió rechazar las solicitudes de adecuación de actas de matrimonio originadas por el cambio de género y nombre de alguno o ambos cónyuges y de las actas de nacimientos de los hijos e hijas realizadas antes del cambio en la identidad de genero de ambos o alguno de progenitories, rompiendo así la necesaria armonía entre el sistema de registración e identificación de las personas.

Existe un solo antecedente, en la provincia de Salta, de cambio administrativo en la partida de nacimiento de una niña de los datos de sus padres, luego de que cambiaran su nombre y sexo registral en su DNI. Decenas de familias integradas por personas trans, en todo el país, necesitan de modo urgente que la negativa del Consejo Federal se reconsidere y se garantice a sus hijos e hijas acceder administrativamente a un reconocimiento filiatorio que dé cuenta de su verdadera composición familiar.

Para leer la nota presentada  a los Directores Generales miembros del del Consejo Federal de Registros del Estado Civil y Capacidad de las Personas, hacé click aquí.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized