convocatoriamarcha

Este año volvemos a salir a las calles a festejar, defender y reclamar nuestros derechos. Festejamos porque la visibilidad y la alegría son las mejores respuestas frente a quienes nos quieren avergonzadxs y pretenden imponer un único modo ser y de sentir fundado en el machismo y la violencia sexista.

Con orgullo vamos a reclamar por los derechos que faltan y a defender la educación sexual integral y la salud sexual que hoy, están siendo desmanteladas y vaciadas de contenido. Pero por sobre todo, marchamos para repudiar la violencia institucional de la policía, de la justicia, la violencia que vivimos en los centros de salud y educativos.

Marchamos porque los travesticidios y transfemicidios nos golpean cada vez con más saña y crueldad en todo el país. Las últimas compañeras asesinadas fueron Ayelén Gómez de Tucumán, Pamela Tabares de Santa Fe, Bella Hinostroza de Río Negro, Erika Rojas de Formosa, Zoe Quispe de Jujuy, Evelyn Rojas de Misiones y Estrella Belén Sánchez y Azul Montoso de Córdoba, entre tantas otras. Reclamamos justicia por nuestras compañeras! Sus vidas marcadas por la violencia, la exclusión y la discriminación por su identidad de género deben ser recordadas y visibilizadas.

Nuestras compañeras, que no toda la sociedad llora, como si sus vidas no fueran tan valiosas como cualquier otra. Nuestras compañeras, cuyos travesticidios y transfemicidios no son investigados ni castigados por la Justicia. Nuestras compañeras, como la activista Diana Sacayan, combativa, coherente y de profundas convicciones, para quien esperamos el urgente juicio oral de juzgamiento y castiguo a los culpables.

Por eso, en esta XXVI Marcha del Orgullo LGBTIQ nos movilizamos para exigir: Basta de femicidios de travestis, transexuales y transgenero! #ReconocerEsReparar, por una Ley de reparación a las víctimas de violencia institucional por identidad de género y el #CupoLaboral para Travestis y Trans.

Marchamos porque este último año la represión a las lesbianas en el espacio público – plazas, trenes, bares, etc. – se hizo sentir con fuerza. La violencia institucional fue ejercida principalmente por la policía, con arbitrariedad y un ensañamiento descarado, que asumió el mandato de la heteronorma para invisibilizar las demostraciones de afecto: Quieren los besos lesbianos solo entre cuatro paredes.

La justicia tampoco se quedó atrás, no toleran que nos movilicemos y expresemos el rechazo a la violencia machista y patriarcal, en este momento están procesadas por el delito de “intimidación publica” las compañeras detenidas arbitrariamente luego de la marcha por #NiUnaMenos, la mayoría de ellas lesbianas. También reclamamos la absolución de “Higui” de Jesús, atacada por lesbiana y presa por defenderse; quien fue liberada gracias a la movilización de nuestra comunidad.

Nos vamos a movilizar también porque este año volvieron las bandas de “machitos” que golpean en patota a jóvenes gays, en La Plaza y la Ciudad de Buenos Aires, entre otras zonas de nuestro país, porque todavía hay despidos discriminatorios para quienes se visibilizan en sus trabajos o son excluidxs de sus equipos deportivos, porque es inadmisible que otra vez falten medicamentos contra el VIH, porqué necesitamos una nueva Ley que incluya las hepatitis y garantice la participación en las políticas publicas de las personas viviendo con VIH y de las organizaciones que trabajan la temática. Marchamos porque todavía existen centros de salud que discriminan a la hora de donar sangre y porque rechazamos que nos exijan que nos subsumamos a sus rígidos modelos de ser “mujer” y “varón” para ser “aceptados”, porque queremos una Ley Antidiscriminatoria que transforme desde las aulas las matrices educativas y culturales machistas, xenófobas y racistas.

Por eso, en esta XXVI Marcha del Orgullo LGBTIQ marchamos contra la violencia y la represión a lesbianas, bisexuales y gays, para exigir: ¡basta de violencia institucional!

Volvemos a marchar con orgullo para defender los derechos conquistados. Porque existen normas que nos protegen de la discriminación y necesitamos que las autoridades sancionen y condenen a quienes discriminan, especialmente si son agentes estatales, como policías, jueces, fiscales y médicos. Para decir basta a la tolerancia a la intolerancia de las religiones, para que no haya más retrocesos en nuestros derechos y que no se les otorguen más privilegios a las iglesias.

Marchamos con orgullo porque la marcha es nuestra, porque reivindicamos la diversidad, las libertades y nuestras propias diferencias. Marchamos porque defender nuestros derechos es también no ser indiferente cuando atacan o cercenan los derechos humanos de los demás, marchamos porque somos protagonistas, porque no nos callamos frente al odio, el machismo, el sexismo, el racismo y la homolesbotransfobia.

Marchamos porque no tenemos miedo, porque no estamos solxs, porque nos organizamos, para decir bien fuerte: Orgullo para defender los derechos conquistados, porque entre todxs lo hicimos y entre todxs los defendemos.

 

Un comentario sobre “XXVI Marcha del Orgullo LGBTIQ: Por qué marchamos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s