Por 100% DyD para Agencia Presentes.

Para los derechos de las mujeres y las disidencias sexuales, ya nada será igual que antes, aunque el Senado crea que votó para que todo quede igual. Cuando una parte de la sociedad traspasa el velo de la opresión y decide luchar por sus derechos, no hay vuelta atrás. Es sólo cuestión de tiempo y cristalización de la coyuntura política.

Es verdad que el acto personalísimo del aborto seguirá siendo tutelado por el Estado, que nuestros cuerpos continuarán para la legislación siendo considerados como objetos de mandatos religiosos y de maternidades obligadas. Nuestrxs legisladores saldaron el debate a favor de la criminalización que demostró su rotundo fracaso, incluso reconocido por los que están en contra de la Interrupción Voluntaria del Embarazo( IVE) porque ese es el resultado inevitable cuando se pretende arrebatar a las personas su autonomía y su libertad. Y esto es trágico, porque ese fracaso se llevará consigo, las vidas y la salud de quienes no vamos a resignar esa libertad.

Aborto-0

Pero también es claro que el movimiento feminista es, por lejos, la propuesta política y social más digna, inteligente y valiente para enfrentar las injusticias de un sistema patriarcal y excluyente. Está revolucionando el sistema político argentino, lo puso en crisis y esto va más allá del aborto -la dominación más profunda y el mayor disciplinamiento para nuestros cuerpos- porque desnudó una matriz de desigualdad que transversaliza por condición social, orientación sexual y de género, etnia, estatus migratorio, etc.

59ceb68b3e5a0

Este proceso por el derecho a decidir sobre nuestros propios cuerpos no fracasó sino que se gestó como bisagra histórica. Y sino, vean la cantidad de información sobre acceso al aborto que llegó al más recóndito rincón, las redes de hermandad, la experiencia ganada en lxs más jóvenes que tomaron las calles, las universidades, los colegios, los espacios de trabajo.

El movimiento de diversidad sexual aportó como grupo disidente de los mandatos biologicistas y patriarcales pero quizás el espacio para otros cuerpos gestantes no fue visibilizado en el Senado. La ley de identidad de género, por ejemplo, fue nombrada una sola vez. Habrá que seguir trabajando.

Será ley, sin ninguna duda. Nuestra sociedad ya tiene otra lectura de los cuerpos, los deseos, afectividades e identidades, algo que un Congreso con corta visión no alcanzó a leer.

DSC_3024

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s