El pasado 11 de marzo, 100% Diversidad y Derechos hizo una presentación escrita ante la Unidad Funcional de Instrucción N° 5 del Departamento Judicial de Mar del Plata, a cargo del Fiscal Alejandro Pellegrinelli, con el fin de solicitar que se arbitren las medidas correspondientes para garantizar que se contemple como hipótesis de la investigación de la muerte de Alberto Jesús Ochandio el prejuicio a su orientación sexual.

Según trascendió en distintos medios locales y nacionales, el asesino de Jesús tuvo la intención de quemar el cuerpo mediante el incendio de su vivienda para ocultar las más de veinte (20) puñaladas que la autopsia reveló como causales de la muerte.

En el escrito presentado ante la Unidad Fiscal, desde 100% Diversidad y Derechos citamos el Informe del año 2015 “Violencia contra Personas Lesbianas, Gay, Bisexuales, Trans e Intersex en América” elaborado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Allí, consideran que ciertos elementos como la brutalidad del crimen, los signos de animosidad y el estatus de la víctima como activista o defensora de temas LGBTI+, si bien no son determinantes y no siempre se encuentran presentes, pueden ser indicativos de un crimen basado en prejuicios.

Por otro lado, sugerimos que se tengan en cuenta y se apliquen los distintos documentos y protocolos elaborados por la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres y personas LGBTI+ (UFEM) y que se les solicite asistencia técnica en la temática para coadyuvar en la investigación.

De estos trabajos se desprende que, cuando la víctima de una muerte violenta pertenece a la comunidad LGBTI+, para llevar adelante investigaciones con la correcta perspectiva de la diversidad sexual e identidad de género resulta esencial sostener la hipótesis de un crimen de odio o por prejuicio desde las primeras diligencias. Eventualmente, con el transcurso de la investigación se podrá descartar esta hipótesis, pero no a la inversa. Esta pauta tiene la finalidad de incorporar la perspectiva de la diversidad sexual desde el inicio de la investigación y asegurar la detección y conservación de los signos e indicios de violencia por prejuicio que puedan estar presentes en la escena del hecho y/o lugar del hallazgo, la autopsia y otros escenarios que, de otro modo, podrían alterarse o desaparecer por el transcurso del tiempo.

Desde 100% Diversidad y Derechos hicimos hincapié en la obligación estatal de investigar, juzgar y sancionar crímenes cometidos contra las personas LGBTI+ como un componente esencial del acceso a la justicia, derecho indispensable que los Estados deben garantizar en su cumplimiento de la obligación internacional de responder con debida diligencia a las violaciones de derechos humanos.

El crimen de odio del que fue víctima Alberto Jesús Ochandio ocurrió el viernes 5 de marzo de 2021 en su casa del barrio Jorge Newbery de la ciudad de Mar del Plata. “La Ochandio”, su personaje como actor transformista y humorista, era el nombre con que la sociedad lo reconocía por su histórica trayectoria en el mundo del teatro. Además, pertenecía a la Cooperativa Atahualpa donde se desempeñaba como trabajador de la economía popular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s